Imagen

Según un último relevamiento, la imagen presidencial positiva bajó de marzo a agosto 30 puntos, mientras que su percepción negativa creció en igual medida.

Este  pronunciado  descenso podría residir no solamente en la  carencia de rumbo  o estrategia en la actual coyuntura. Las razones también habría que encontrarlas en que el Presidente  atenta contra sí mismo.  Unifica a la  oposición  y  pierde el apoyo de sectores medios propios y ajenos.

En este marco, la marcha del 17A podría constituir un ejemplo. La razón de su masividad habría  que buscarla en el  clima de agobio y fastidio de la mayoría de la población, producto de la interminable cuarentena sin haber logrado disminuir la difusión de la pandemia (el país se encuentra en una poco apetecible posición – N° 12-, en el ranking de países con mayor cantidad de contagios) , por  el operativo impunidad desarrollado por la vicepresidente,  y también por   la ineficiencia y   torpeza de  distintas decisiones  (que llevan al Presidente a  inflingirse sucesivas autoagresiones) como por ejemplo :

– Prohibición total del transito aerocomercial así como al transporte terrestre interjurisdiccional

– Persecución por parte de dos helicópteros de un remero solitario en el Delta

– La tragedia de un padre que infructuosamente intentó darle un último abrazo a su hija moribunda

– El fracasado intento de expropiación de Vicentin

– Generar un clima de violenta confrontación verbal y política

– El avance del proyecto de reforma de la justicia, presionado por las necesidades judiciales de la vicepresidente, conteniendo la cláusula Parrilli atentatoria a la libertad de expresión.

– El DNU  que dispone  congelar hasta fin de año las tarifas de  telefonía, Internet y de televisión paga, a la  vez que los declara servicios “públicos” y “esenciales”, disposición que conlleva un potencial condicionamiento a los contenidos periodísticos .

Pese al despliegue mediático que está realizando el Presidente, no son observables indicios de mejora en su imagen.

El problema es que las consecuencias de sus desaciertos las sufre toda la comunidad,  que así le responde.

Ineficiencia y estado de derecho

Que le pasó a la Argentina? Como pudo haber caído tan bajo?

Las respuestas no deberían ser atribuidas a la magnitud del desastre causado por la pandemia. El universo entero la ha sufrido y la padece, pero el disloque social, económico e institucional, es difícil de parangonar con el resto del mundo.

La sintomatología es múltiple pero muestra algunas causales prioritarias: ineficiencia gubernamental y deterioro institucional.

Leer más »

Con cepo, sin dólares y con parches

La Argentina se debate en un acontecer casi límite donde ocupan la primera plana de las noticias, a más de la interminable cuarentena, el eterno dólar, las caídas del PBI o del empleo, la inédita suba de la pobreza y el déficit fiscal, el éxodo de empresas de primera línea buscando mejores horizontes, y también la oleada de argentinos pugnando por obtener su radicación en la vecina república del Uruguay.

Leer más »

El silencio de los buenos

En el marco de una cuarentena sin fin que va camino de convertirse en un estrepitoso fracaso, y a esta altura de los acontecimientos que se desarrollan a velocidad de vértigo en esta debacle nacional, si se intentara destacar aquellos elementos de mayor significación, habría que reflexionar sobe el deterioro progresivo y veloz del estado de derecho, junto a la situación económica.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print