Imagen presidencial

Según un último relevamiento, la imagen presidencial positiva bajó de marzo a agosto 30 puntos, mientras que su percepción negativa creció en igual medida.

Este  pronunciado  descenso podría residir no solamente en la  carencia de rumbo  o estrategia en la actual coyuntura. Las razones también habría que encontrarlas en que el Presidente  atenta contra sí mismo.  Unifica a la  oposición  y  pierde el apoyo de sectores medios propios y ajenos.

En este marco, la marcha del 17A podría constituir un ejemplo. La razón de su masividad habría  que buscarla en el  clima de agobio y fastidio de la mayoría de la población, producto de la interminable cuarentena sin haber logrado disminuir la difusión de la pandemia (el país se encuentra en una poco apetecible posición – N° 12-, en el ranking de países con mayor cantidad de contagios) , por  el operativo impunidad desarrollado por la vicepresidente,  y también por   la ineficiencia y   torpeza de  distintas decisiones  (que llevan al Presidente a  inflingirse sucesivas autoagresiones) como por ejemplo :

– Prohibición total del transito aerocomercial así como al transporte terrestre interjurisdiccional

– Persecución por parte de dos helicópteros de un remero solitario en el Delta

– La tragedia de un padre que infructuosamente intentó darle un último abrazo a su hija moribunda

– El fracasado intento de expropiación de Vicentin

– Generar un clima de violenta confrontación verbal y política

– El avance del proyecto de reforma de la justicia, presionado por las necesidades judiciales de la vicepresidente, conteniendo la cláusula Parrilli atentatoria a la libertad de expresión.

– El DNU  que dispone  congelar hasta fin de año las tarifas de  telefonía, Internet y de televisión paga, a la  vez que los declara servicios “públicos” y “esenciales”, disposición que conlleva un potencial condicionamiento a los contenidos periodísticos .

Pese al despliegue mediático que está realizando el Presidente, no son observables indicios de mejora en su imagen.

El problema es que las consecuencias de sus desaciertos las sufre toda la comunidad,  que así le responde.

El futuro del país, el deber de la oposición

Pasaron las elecciones con un resultado conocido pero no menos apabullante. Y entre las múltiples notas a rescatar, resuena la frase del presidente Fernández en la noche del comicio, al decir “Algo no habremos hecho bien”.

Leer más »

Lamentable campaña electoral

La anodina campaña electoral, que culminará el 12 de setiembre próximo en su primera etapa, se inserta en un estado de agobio, desencanto y desesperanza de una mayoría de argentinos.
Clara demostración de este estado de ánimo, lo constituye a diferencia de otros recientes actos electorales, la enorme cantidad de intentos fallidos de respuestas telefónicas positivas, según comentan las diferentes consultoras de opinión.

Leer más »

Triste realidad y futuro inquietante

Caracterizar el estado de ánimo mayoritario de los argentinos, obliga a acudir a una serie de adjetivos simultáneos.

Agobio, cansancio, hastío, decepción, indignación, entre otros. No obstante, existe uno que puede describir con mayor fuerza el clima social: desaliento.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print