Argentina ¿Hacia un nuevo orden?

Los días previos al acto eleccionario del 27 de octubre tiñeron a la realidad con un clima oscuro.
El desasosiego en el orden local, producto de la puja electoral , el clima de movilización social exacerbado, la estampida cambiaria y la consecuente inflación, junto con los rasgos más rigurosos de una persistente recesión, se vio potenciado por las numerosas opiniones sombrías que llegaban desde el exterior respecto a la crítica situación argentina.

Luces en el fondo del túnel

Los días previos al acto eleccionario del 27 de octubre tiñeron a la realidad con un clima oscuro.

El desasosiego en el orden local, producto de la puja electoral, el clima de movilización social exacerbado, la estampida cambiaria y la consecuente inflación, junto con los rasgos más rigurosos de una persistente recesión, se vio potenciado por las numerosas opiniones sombrías que llegaban desde el exterior respecto a la crítica situación argentina.

Para la reflexión no sólo en Argentina

El escenario político de Latinoamérica dista de exhibir tranquilidad. Quizás uno de los países oasis en este sentido sea el Uruguay.

No obstante, vale la pena asomarse a un aspecto de la realidad no sólo actual, sino histórica de la Argentina, para valorar por un lado las bondades de una institucionalidad como la uruguaya, como asimismo, para tener presente las herencias que dejan, luego de los cantos de sirena, los populismos.

En este sentido, el artículo que se reproduce textualmente a continuación, publicado en el Diario LA NACION de Buenos Aires, el 19 de octubre pasado, es una clara descripción de una realidad que viene afectando a la Argentina, desde hace muchas décadas.