Convivencia urbana Menos grúas y más cepos

Los argentinos, lamentablemente, estamos enfrentando, en estos tiempos, un clima de vida, y de convivencia que determina para aquellos ciudadanos respetuosos de las leyes y del ordenamiento institucional, un entorno de agobio e impotencia.

Obviamente que los problemas políticos y económicos adquieren mayor relevancia sin discusión.

No obstante, los argentinos nos vemos inmersos en un contexto tendiente a la anomia, donde el orden institucional, para muchos, se torna irrelevante. Es la ley del vale todo, de la prepotencia, del hecho consumado, del grito de la mayoría desaforada. Donde una norma se cumple o no según le convenga a cada uno. Esto es, sintéticamente, un esbozo de ruptura del contrato social.

En este sentido, ocupa un lugar no menor la circulación en las calles de Buenos Aires, donde asomarse a las mismas, supone casi una carrera de obstáculos. Autos estacionados en calles donde está prohibido hacerlo, otros en doble fila, recicladores de residuos a cualquier hora, con sus carritos ocupando parte de la calzada, camiones operando carga y descarga en horarios no permitidos, son algunos de los placeres con que el sufrido conductor ciudadano tiene que  convivir.

Si se asumiera que el cuerpo legal, o las normas de circulación y estacionamiento, son razonables, podría pensarse que lo que está fallando es la punición, el castigo por el incumplimiento. Y esto es así, simplemente por una cuestión matemática. Se necesitarían diez veces más grúas para remover los autos en infracción, que las que operan actualmente.

Ante este dilema, cabe recordar que  hace muchos años, existía un mecanismo por el cual  todo auto estacionado en infracción, una vez detectado (y multado) era inmovilizado con un adminículo llamado CEPO. Una vez colocado, el infractor debía llamar a una dependencia, para “desenceparlo”.

Con  este sistema un camión, en el mismo tiempo que le lleva a una grúa levantar un auto, acarrearlo y volver a la zona de infracciones, podría colocar aproximadamente entre 20 y 30 cepos. Esto significaría que la posibilidad de las autoridades, de obligar al cumplimiento de la norma de estacionamiento se multiplicaría por 20 ó 30, y así podría tener mucho mayor efectividad, ante el aumento de la posibilidad de punición en caso de incumplirla.

Y habiéndose percatado los conductores que ya no da lo mismo estacionar mal que bien, que resulta muy probable (mucho más que en la actualidad) que el cepo inmovilice al  vehículo infractor, operaría rápidamente un proceso autocorrectivo ,  y las calles podrían verse mucho más liberadas para la adecuada circulación.

Este sistema podría ser puesto en práctica, apenas lo dispusiera la autoridad de la ciudad. Y los ciudadanos respetuosos del cumplimiento de la ley estarían un poco menos desilusionados.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »

Tweets recientes

[custom-twitter-feeds]
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print