Imagen presidencial

Según un último relevamiento, la imagen presidencial positiva bajó de marzo a agosto 30 puntos, mientras que su percepción negativa creció en igual medida.

Este  pronunciado  descenso podría residir no solamente en la  carencia de rumbo  o estrategia en la actual coyuntura. Las razones también habría que encontrarlas en que el Presidente  atenta contra sí mismo.  Unifica a la  oposición  y  pierde el apoyo de sectores medios propios y ajenos.

En este marco, la marcha del 17A podría constituir un ejemplo. La razón de su masividad habría  que buscarla en el  clima de agobio y fastidio de la mayoría de la población, producto de la interminable cuarentena sin haber logrado disminuir la difusión de la pandemia (el país se encuentra en una poco apetecible posición – N° 12-, en el ranking de países con mayor cantidad de contagios) , por  el operativo impunidad desarrollado por la vicepresidente,  y también por   la ineficiencia y   torpeza de  distintas decisiones  (que llevan al Presidente a  inflingirse sucesivas autoagresiones) como por ejemplo :

– Prohibición total del transito aerocomercial así como al transporte terrestre interjurisdiccional

– Persecución por parte de dos helicópteros de un remero solitario en el Delta

– La tragedia de un padre que infructuosamente intentó darle un último abrazo a su hija moribunda

– El fracasado intento de expropiación de Vicentin

– Generar un clima de violenta confrontación verbal y política

– El avance del proyecto de reforma de la justicia, presionado por las necesidades judiciales de la vicepresidente, conteniendo la cláusula Parrilli atentatoria a la libertad de expresión.

– El DNU  que dispone  congelar hasta fin de año las tarifas de  telefonía, Internet y de televisión paga, a la  vez que los declara servicios “públicos” y “esenciales”, disposición que conlleva un potencial condicionamiento a los contenidos periodísticos .

Pese al despliegue mediático que está realizando el Presidente, no son observables indicios de mejora en su imagen.

El problema es que las consecuencias de sus desaciertos las sufre toda la comunidad,  que así le responde.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print