La sinrazón de la parálisis nacional

La cuarentena sigue su marcha, casi inexorable, y con la perspectiva de no tener fin, al menos en la Argentina, récord mundial en el ranking de países en esta materia.

Frente a esta realidad se encuentra  una nación casi al borde de la destrucción de una parte vital de sus estructuras materiales y humanas más importantes.

En anteriores oportunidades habíamos mencionado la imprescindibilidad de atender con urgencia no sólo el vector sanitario, lógico y comprensible, sino también la problemática que emana de los aspectos económicos, asolando al país, y también los psicológicos, considerando los efectos que el

encierro está generando en la población, en todos sus estratos etarios.

Está claro  que la gravedad de la situación torna difícil para el Gobierno encontrar, si no una solución, encarar  la menos costosa de las alternativas a adoptar frente al escenario. Pese a eso, es  inentendible que no se haya convocado (al igual que se llevó a cabo con el cónclave de sanitaristas), a profesionales en otras disciplinas que atiendan a ese múltiple vector. (No es admisible, a esta altura de las circunstancias, la afirmación presidencial, por ejemplo, cuando  señalaba que los economistas no piensan en la vida.)

Es razonable el argumento  que la apertura mayor de sectores podría potenciar una intensificación en el uso de los medios de transporte público, en el caso de una liberación masiva de segmentos que generen gran aglomeración e intensificación en su utilización. También en este caso, no obstante, se podrían aplicar procedimientos de prevención en este sentido.

Empero a todas luces resulta incomprensible que una serie de actividades siguen condenadas al inmovilismo, sin un fundamento razonable, máxime considerando que en todos los casos pueden aplicarse protocolos específicos de seguridad.

Ni que hablar de la absurda paralización de la Justicia, o de una actividad más plena del Parlamento, a menos  que para el Gobierno y en especial para la vicepresidente estuviera resultando conveniente mantener el bloqueo.

Frente a este escenario, se torna insoportable la restricción  de la labor de algunas profesiones, por ejemplo y  sin intentar agotar la lista,  contadores, abogados, escribanos, ingenieros, pedicuros, cosmetólogos, odontólogos, etc.,  cuyos servicios en diverso orden, resultan muchos de ellos urgentes, y que no pondrían en riesgo las precauciones  de distanciamiento social.

Los costos de este encierro, sin parangón en el mundo, exceden la posibilidad de su mensura. Y resulta aún más difícil encontrar las razones de su  persistencia.

Lamentable es, por otra parte, en el camino de la versión gubernamental, su apelación a que un porcentaje importante del país se encuentra exento de tantas restricciones. Verdad a medias, pues lo es solamente desde el punto de vista geográfico, pero la cuarententa en el Amba, desde el ángulo poblacional, afecta a una magnitud no precisamente menor  de argentinos.

Cabe reflexionar sobre qué estaría resultando más importante para las autoridades: la realidad de una situación agobiante, o la persistencia, también en este orden, de la construcción de un relato.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print