Lo bueno y lo malo del Covid-19

Resulta obvio señalar que el mundo está atravesando una situación límite, casi de improviso, que arremetió con velocidad abrumadora.

No podría decirse que sea inimaginable. Quizás para algunos, pero otros podrían evocar en el orden local las epidemias de fiebre amarilla del siglo XIX, o la de la llamada gripe española del último siglo. Ni qué decir que Albert Camus recreó con anticipación de muchas décadas, en su maravilloso libro “La peste”, situaciones similares a las actuales.

No obstante, a pesar de las consecuencias terribles del  coronavirus,  podrían rescatarse, como en casi todas las situaciones vitales, algunas positivas, como entre otras:

 

  • la actitud del Presidente, quien se puso personal y enérgicamente al frente de la crisis, tomando las decisiones conocidas. Cerró fronteras, suspendió clases, canceló vuelos y viajes de colectivos de media y larga distancia, y finalmente dispuso la cuarentena obligatoria.
  • la foto inicial del Presidente junto con el Jefe de gobierno de la ciudad y el gobernador de la provincia de Buenos Aires. Lo mismo que las sucesivas muestras de unidad, en las reuniones con los líderes de la oposición.
  • la actitud de la oposición, deponiendo hostilidad y críticas a la acción gubernamental en esta circunstancia.
  • la conducta responsable de vastos sectores de la sociedad, que comprendiendo la gravedad de la situación, respetan las consignas oficiales.

 

LO MALO DEL CORONAVIRUS.

  • Fundamentalmente el riesgo para la salud de la población, que si bien presenta menores índices de letalidad, supone una gran  
  • Consecuencia directa de la restricción de la actividad, la actividad económica entró en una espiral descendente, sin precedentes en muchas décadas, con consecuencias aún más graves para los sectores sociales más desguarnecidos, panorama que  se agrava en un país como la Argentina, aquejado de un estancamiento económico casi secular.
  • El descenso del producto bruto mundial a cifras casi inimaginables, con sus consecuencias graves en los países más débiles ( la Argentina es uno de ellos) y la consiguiente escalada de los niveles de desocupación. Evoca para muchos el escenario de la depresión de 1929 con las secuelas económicas, financieras y sociales conocidas.
  • Asi como se señalaba la positiva concientización de una parte importante de la población respecto a las medidas de precaución a adoptar, existen lamentablemente aún, muestras de falta de solidaridad y conciencia comunitaria, ante las disposiciones para tratar de contener la pandemia. Desde aquellos que  se apuraron a desabastecer los supermercados, o quienes  tomaron la suspensión de las clases o las licencias forzadas como vacaciones imprevistas, o quienes hacen caso omiso de restringir la circulación y/o en su caso, cumplir las cuarentenas obligatorias.
  • La actitud de los diputados que dispusieron originalmente asignar a cada legislador un subsidio de  000 pesos para que puedan destinarlos a:  “evitar la propagación del coronavirus, brindar asistencia a ….” . Resabios de una actitud acostumbrada de utilización de fondos públicos con características de punterismo partidario.  Afortunadamente, ante la reacción de la prensa seguida de inmediato por el interbloque de Juntos por el Cambio, casi todas las bancadas anunciaron que se destinarán esas sumas a distintas entidades abocadas a la tarea de combatir el avance del coronavirus.
  • Por último y muy grave, la actitud incomprensible de la segunda autoridad nacional, la vicepresidente de la Nación, quien en una situación de gravedad extrema, se ausentó del país, trasuntando, en el mejor de los casos, desinterés por los problemas nacionales.

En este contexto, cabe esperar que los aspectos inesperadamente positivos de este flagelo se prolonguen, en un mundo, donde, tal como reza el texto bíblico: “ esto también habrá de pasar”. 

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print