Los unos y los otros

Uno de los bancos más grandes en América Latina a través  del “BBVA Research ” presentó su informe semestral sobre el estado de la economía uruguaya.(Diario el Pais. Uruguay. 12-5-21), que cerró el año pasado con una caída interanual de 5,9% del producto bruto interno (PIB), esperándose “un crecimiento bastante más alto para este año”, mientras que la inflación se ubicaría en 7,2% .

Este nuevo escenario vislumbra la contención de la pandemia mientras se avanza en la vacunación estimando que se alcance la inmunidad de rebaño hacia el tercer trimestre del corriente año.

En relación al impulso de crecimiento esperado, según los analistas de BBVA Research, estará dado por la inversión. “Esperamos que en 2022 podamos hablar de la pandemia en pasado” proyectando un PIB en franco crecimiento.

 Esta breve referencia  respecto a la situación del país vecino, resalta lamentablemente la enorme diferencia en todos los aspectos en su comparación con la Argentina, que presenta un marco general de  incremento de casos y record de muertes.

Minima vacunación. Minimos testeos,  y la reiterada  respuesta oficial, disponiendo  cierres casi masivos salvo algunas particulares aperturas.

Su consecuencia inevitable resultó en  el desplome del PIB que trata de ser justificado por la pandemia, pero que se convierte en una de las peores caídas en su comparación internacional.

El informe referido habla de la muy próxima perspectiva de inmunidad de rebaño para el país vecino, mientras en el nuestro continúa la penuria por el acceso a la vacunación de los sectores más expuestos.

Señala que la inflación esperada en el Uruguay para todo el año 2021 sería de 7.2%, equivalente a algo menos de un mes y medio de la Argentina, donde los analistas estiman un guarismo  anual de alrededor del 50%.

Menciona el estudio que el impulso al crecimiento estará dado por la inversión, esperada con optimismo en aquel país, parte de la cual podría ser producto de aquellos capitales que por la inseguridad jurídica y política huyen de la Argentina.

Mientras tanto, el discurso oficial en nuestro país se concentra en asignarle toda la responsabilidad del desastre sanitario, económico y social a la pandemia, y a un Presidente exhibiendo crecientes muestras  de intemperancia y descontrol, asumiendo aun cuando estérilmente, actitudes autoritarias y amenazantes, cuando no agresiones que lo llevan en varias circunstancias, a desdecirse o intentar aclarar, infructuosamente, algún traspié o exabrupto.

En medio de la virulenta nueva ola de contagios y muertes,  no resultó  menos grave  el frustrado relevo de un funcionario de tercera línea del Ministerio de Economía, que ante el respaldo de la vicepresidente y su brazo político La Cámpora no solo se mantuvo en su puesto, sino que exhibió al titular del ministerio como vaciado de todo poder y  un mayor debilitamiento político del Presidente.

En este complicado escenario, la estrategia que aparenta exhibir el Gobierno, se podría concentrar en las siguientes premisas:

         Ganar tiempo para que lleguen las demoradas vacunas con antelación a las próximas elecciones

         Volcar todos los recursos posibles para el conurbano bonaerense, donde se disputará la madre de todas las  batallas electorales,

         Ahogar a la opositora ciudad de Buenos Aires

         Calmar el descontento social distribuyendo lo que no existe, en base a la emisión descontrolada no importando los costos. Escapar hacia el futuro.

         Principal  objetivo: mantenerse en el poder para concluir el total avasallamiento del poder judicial .

La realidad de Uruguay y Argentina, en el marco de una misma pandemia, evidencia claramente los resultados de una y otra gestión gubernamental. Realidades y gestión en un lado, versus relato, ideologización y avance sobre las instituciones, lamentablemente, en el nuestro.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print