Luces en el fondo del túnel

Los días previos al acto eleccionario del 27 de octubre tiñeron a la realidad con un clima oscuro.

El desasosiego en el orden local, producto de la puja electoral, el clima de movilización social exacerbado, la estampida cambiaria y la consecuente inflación, junto con los rasgos más rigurosos de una persistente recesión, se vio potenciado por las numerosas opiniones sombrías que llegaban desde el exterior respecto a la crítica situación argentina.

Desde el exterior… Entre otras, en un duro pronóstico el Fondo Monetario Internacional señalaba (La Nación (14-10-19;1): “La Argentina se encamina a convertirse este año en el tercero entre los países con mayor inflación del mundo con una suba del costo de vida del 57,3%, el producto bruto interno (PBI) cayendo un 3,1% en el corriente año, el desempleo en el 10,6% con un retroceso de la economía que no se veía desde la crisis financiera global…

En particular, la Argentina, Irán, Turquía, Venezuela y países más pequeños afectados por conflictos, como Libia y Yemen, han experimentado o continúan experimentando dificultades macroeconómicas muy graves”. 

Por su parte The Washington Post, en un casi apocalíptico artículo titulaba: “Argentina, en un terrible déjà vu de crisis pasadas, se precipita una vez más hacia el abismo económico. …Los peronistas… están listos para un regreso masivo… en medio de una mezcla tóxica: una coalición de una clase media desilusionada, los jóvenes de izquierda y los pobres cada vez más enojados, que afecta a América Latina y que genera los disturbios en los países cercanos: Ecuador, Chile y Bolivia.” (24-10-19) 

En el ámbito local… La profunda recesión económica se muestra en toda su magnitud en los diferentes campos del quehacer nacional. La inflación potenciada, los datos récord de pobreza, la indomable suba del tipo de cambio, con su efecto contagio a toda la actividad, caracterizaron un momento electoral particularmente grave. 

Un simple ejemplo: la compraventa de inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires completó su decimosexto mes a la baja: cayó 19% interanual en septiembre pasado, según el habitual informe del Colegio de Escribanos. (25-10-19). 

Luces en el fondo del túnel (¿o un profundo cambio?) 

Como un resultado inesperado para muchos, las últimas elecciones dejaron una renovada configuración en términos de poder: una democracia que tendiendo a organizarse alrededor de dos fuerzas, coaliciones cada una de ellas, que tiene también su traducción en un equilibrio parlamentario, configura, al igual que en muchos países de fuerte institucionalidad, un esquema de poder político balanceado entre fuertes conglomerados a ambos lados del centro, desalentadores de intentos autoritarios y que deberían obligar a una permanente y madura negociación.  

Esta quizás esperanzada luz provee el marco para emerger de la eterna y agotadora crisis nacional. Pero… es condición necesaria, pero no suficiente. 

En tal sentido, vale recordar lo señalado hace no más de treinta días en estas mismas columnas (Perfil.com. 20-9-19. “Habrá alguna salida?) “… si bien no existe una única respuesta en la búsqueda de resolver la permanente crisis argentina, algunos rasgos básicos deben estar presentes en un programa económico consistente que debe contemplar entre otras cuestiones, nueva legislación laboral y previsional, déficit público, tarifas, impuestos, y fundamentalmente cuatro conceptos básicos, a ser cumplidos concurrentemente: 

–independencia del Banco Central, no sujeto a las decisiones gubernamentales. 

–Acuerdo político para convalidar el proceso. 

–Consenso social (empresarios y trabajadores) que valide los elementos del programa, y los respete en el tiempo, y que consagre el irrestricto respeto al Estado de Derecho. 

–Apertura al mundo como fórmula hacia la productividad  y la competencia.” 

¡Que así sea!

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »

Tweets recientes

[custom-twitter-feeds]
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print