Salir del laberinto

Una vez más, el debate en la Argentina se concentra sólo en la actualidad inmediata, carente de toda  perspectiva.

Constituyen rasgos ya habituales en el país, el  cepo y atraso cambiarios, control de precios, virtual congelamiento de tarifas, creciente intervencionismo estatal, distorsión de las reglas de juego de la economía, persistente  devaluación del peso, mayor desaliento a la inversión productiva, desabastecimiento por caída en la oferta de productos, y menor calidad de los servicios públicos por la baja de inversiones en el sector, entre otras.

El accionar oficial, más allá de una ineficiente gestión de la pandemia, exhibe una acción – con profundos errores-  enfocada exclusivamente en el día a día, con un aparente único objetivo: el triunfo en las próximas elecciones de medio término, en tanto el frente opositor no ha mostrado, salvo excepciones puntuales, una actitud enérgica para plantear consistentemente las alternativas necesarias para enfrentar este padecer crónico.

En este contexto, si bien para el Gobierno resulta fundamental el acto eleccionario próximo, la sociedad se encuentra huérfana de respuestas sobre cual podrá ser su proyecto a futuro, al tiempo que padece de  una especie de autismo social, caracterizado por  la ausencia de diálogo entre los distintos actores sociales:

–         En lo institucional, con un Parlamento encerrado en sus distintas facciones

–         En lo político, ostentando una grieta absoluta entre los partidos o frentes políticos

–         Intrapartidariamente, con  la existencia de sectores distanciados, cada uno en un discurso diferente, lejos de un camino de convergencia.

Esta estructura fragmentada determina una imposibilidad de atender las reales necesidades nacionales, mucho más allá de los inmediatos intereses político partidarios.

Consecuentemente el pais carece de un imprescindible  mensaje, que se constituya en una voz, que tienda  a un abordaje  objetivo de la realidad nacional, sus posibles derivaciones, y aproximarse a conjugar una agenda que atienda la crítica situación del país.

Una sociedad harta del actual escenario  estéril e inconducente, debería reclamar enérgicamente un faro convocante, que permita poner de relieve la real situación nacional, más allá del relato de uno u otro sector.

Si bien cobran presencia  en diversos medios, fundamentalmente de la prensa escrita, numerosos argentinos  independientes que expresan, desde diferentes ángulos y perspectivas, sus ideas sobre la naturaleza , alternativas y posibilidades de enfrentar el crítico presente, aún están caracterizados por su dispersión, su atomización. Hormiguitas trabajadoras llevando el alimento a su comunidad (el pensamiento colectivo), pero carentes de contacto y mucho menos, de diálogo entre sí.

 

Como un primer paso para superar tal falencia, se podría analizar la posibilidad de establecer un canal de comunicación recíproco entre estos argentinos dispersos, a fin de emerger del aislamiento discursivo, en muchos casos catártico, y así potenciar y enriquecer las ideas, con el objeto   de elaborar un llamado convocante, tendiente a  concientizar a la gran masa de la población (descreída de los mensajes de la política tradicional)  respecto a la necesidad de un real abordaje de la problemática nacional, más allá  de las mezquindades sectoriales.

A este fin es posible que organizaciones no gubernamentales y representantes de la prensa pudieran confluir en la articulación de un encuentro virtual de esa pléyade de argentinos pensantes y propositivos, para la elaboración de una preagenda, a fin de sentar las bases de una posterior una amplia convocatoria,  la que debería incluir  ineludiblemente, al arco político.

 

Quizás sea un pensamiento utópico, posiblemente difícil de concretar, pero, frente a la triste realidad actual, supondría, al menos, una pequeña luz de esperanza para emerger del oscuro laberinto de la realidad argentina.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print