Urgente o importante

El acuerdo logrado para reestructurar la deuda con los bonistas privados –que cosechó un apoyo casi unánime– constituye una condición necesaria (pero lejos de ser suficiente) a fin de encarar los problemas acuciantes del país, potenciados por una pandemia universal, y una cuarentena insostenible. Era lo urgente.

La mejor manera de asegurar la sustentabilidad de la deuda renegociada y la economía debería haber sido un acuerdo político entre oficialismo y oposición, inimaginable en la actual actitud confrontativa del Gobierno. Ya es historia, el prometido Consejo Económico y Social que podría haber conjugado las expresiones de los distintos estamentos políticos, económicos y sociales. La extrema gravedad de la situación del país así lo requeriría.

Lo importante sería diseñar un rumbo destinado a remover las trabas que frenan al país, a fin de promover la inversión reproductiva, la actividad privada y el incentivo para que los capitales, vengan de donde vengan, generen empleos genuinos, en lugar del engrosamiento de millones de argentinos subvenidos por las arcas públicas a través de planes de todo tipo, o por desocupación disfrazada, en el empleo público.

En cambio, las autoridades han anunciado que se lanzaría un plan de sesenta medidas, que según trascendidos serían coyunturales y cuya sustentabilidad económica deberá demostrarse.

Frente a las imperiosas necesidades del presente, la acción del Estado, lamentablemente, se despliega –cuando se ejerce–, en sentido opuesto.

La inexplicable parálisis del sistema escolar, de la administración de Justicia, del funcionamiento pleno en el ámbito bancario, o del Parlamento condicionado a un funcionamiento casi nulo, o dictando leyes a contramano de las necesidades del país (teletrabajo, alquileres, moratoria con nombre y apellido entre otras), así como la embestida contra la Justicia, constituyen indicios sobre cuáles podrían ser las urgencias de las autoridades, que como en este caso, no siempre coinciden con lo importante para el interés nacional.

Mucho más que una pandemia

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error. Resulta redundante señalar que la Argentina atraviesa una crítica realidad, a pesar del anestésico, que para beneplácito del Gobierno, resultaron ser las vísperas del mundial de futbol, en un escenario donde la acción del oficialismo gobernante continuaba con su tarea de demolición del entramado político, económico y social, y sobre todo, del futuro.

Leer más »

Nuestro propio Titanic

El impensado proceso de recambio de la primera ministra británica a los 44 das de haber asumido, en un país acostumbrado a estabilidad política sostenida por años, podía hacer suponer, erróneamente, que el disloque político que vive la Argentina, es un mal universalizado. Craso error.

Leer más »

El qué, el cómo y el quién

Hace pocas semanas, se señalaba en estas columnas, el agobiante entorno que les toca transitar a los argentinos, caracterizado entre otras tribulaciones, por la imparable inflación, escasa seguridad jurídica, deterioro educativo, niveles de pobreza e indigencia galopantes, estado de inseguridad y preanarquìa, y la utilización del aparato estatal como agencia de colocaciones partidarias, entre otros, y fundamentalmente la carencia de un horizonte esperanzador.

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print