En busca de mejores aires

Si se intentara definir con simples palabras el clima general del país, éstas podrían ser desasosiego, cansancio, y también enfrentamientos.

Algunas evidencias:

– Hostilidad abierta y ostensible desde el Gobierno hacia la oposición.
– Niveles de ataque casi impúdicos por parte de personeros del oficialismo y de su prensa adicta contra la ciudad de Buenos Aires.
– Agresión abierta o larvada, desde el sector más a fin a la vicepresidente hacia el cada vez más debilitado remanente “albertismo”, que en realidad nunca habría llegado a existir como tal.
– Disensos en la coalición opositora, que a pesar de mantenerse inéditamente nucleados, intenta mantener y exhibir, hacia el exterior, aún sin total éxito en tal cometido, unidad en su accionar, especialmente en el plano parlamentario, tanto sea en el orden nacional, como en los ámbitos provinciales y consejos comunales.
– Ricos contra pobres: en el plano legislativo, proyectando medidas, especialmente impositivas, dirigidas a extraer de los sectores empresarios y poderosos, oxigeno para paliar el cuantioso déficit fiscal, tal como el mal llamado impuesto a la riqueza, el proyecto de restricción de disposición de tierras incendiadas, etc., así como diversas expresiones oficiales respecto a las usurpaciones de propiedades privadas.
– Manifestaciones multitudinarias de los llamados “movimientos” sociales, bloqueando cotidianamente calles, rutas y accesos vitales (ante la inentendible pasividad de las autoridades), con diversidad de reclamos para sumar a los ya cuantiosos aportes destinados a una masa millonaria de beneficiarios cuya única ocupación aparenta ser  la protesta.

El oficialismo continúa impertérrito con el relato oficial, en sus más diversas manifestaciones: publicidad paga, emisoras de radio y tv adictas, diarios claramente enrolados, etc.

Aunque faltan varios meses para las próximas elecciones legislativas, el discurso apunta a los votantes del oficialismo basado en su infaltable relato, más allá de las realidades.

Con esta lógica fue armado un ilusorio presupuesto nacional para 2021, con un déficit primario equivalente a 4,5% del PBI que, en los papeles, sería financiado en más de la mitad con emisión, augurio de una continuidad inflacionaria sostenida.

El presupuesto oficial prevé una inflación imposible -por lo baja- de 29% a pesar que el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado a fines de octubre por el mismísimo Banco Central, estima para 2021 una suba cercana al 50% anual, mientras que consultoras independientes elevan esa estimación a cerca del 60% .

El desasosiego se incrementa con los inevitables anuncios de incrementos tarifarios para electricidad y gas natural, sin mayores precisiones, a pesar de lo cual se avecina la preocupante perspectiva que ante la falta de rentabilidad de las empresas prestatarias y la consecuente parálisis de inversiones en el sector, ya se advirtió a la población la  posibilidad de cortes de suministro, en el próximo verano.

La medicina prepaga, lo mismo que productos básicos de la canasta también agregan su dosis de combustible inflacionario, inevitable por la condición crítica y sin perspectiva del cuerpo económico y social.

En este contexto, la población, inerme, contempla, en el marco de una cuarentena irresuelta, la carencia de plan alguno, intentada mediatizar en la comunicación oficial, por oscilantes promesas de vacunas a llegar algún día.

Una vez más, el dólar, ese implacable testigo del drama argentino, ha mostrado la debilidad absoluta de la economía nacional. Ante una cotización inimaginable poco tiempo atrás, experimentó oscilaciones de enorme magnitud, que impiden cualquier intento serio de proyectar un horizonte económico, con razonabilidad. Lo que retroalimenta la virtual parálisis económica.

Clima de enfrentamientos múltiples, persistencia inflacionaria, carencia de planes y una pandemia que no ofrece aún certezas sobre su evolución futura, constituyen lamentablemente el escenario, más allá de las retóricas gubernamentales.

¿Será por eso que el consulado uruguayo se encuentra atiborrado de solicitudes de ciudadanos argentinos deseosos de un mejor modo de vida?

75 años y 1000 dias de populismo

El 5 de setiembre se cumplieron 1000 dìas del presente, y es de esperar, último gobierno populista en su actual versión K.
En el análisis de esta última etapa, empero, resulta desaconsejable circunscribirse a la misma, sin tener en cuenta el profundo daño que el populismo en sus distintas versiones y a lo largo de más de siete décadas, sea peronismo, menemismo, o kirchnerismo, le ha inflingido al cuerpo institucional de la república.

Leer más »

Algo anda mal en Argentina

Shakespeare decía en su admirable Hamlet: “Algo huele mal en Dinamarca”.
Sin osar intentar rozar la imagen del genial escritor, se podría decir, ampliándolo, que
“mucho màs que algo, huele mal, en la Argentina”, como por ejemplo:

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print